La influencia de la Luz

Publicado por: Javier Mas En: Instalaciones En: domingo, junio 5, 2016 Comentario: 0 Golpear: 2076

Influencia de la luz

La luz es uno de los factores que más influye sobre los ciclos reproductivos de los fringílidos. En la mayoría de las aves, la luz tiene una doble acción sobre la función sexual. En primer lugar, estimula el celo y pone en marcha el ciclo reproductivo, es lo que llamamos respuesta fotoperiódica. Pero además, hace que diariamente una serie de animales se sincronicen entre sí, debido a los cambios que van teniendo las alternancias día/noche (esto se conoce como ritmos circadianos).

La acción de la luz sobre las aves es muy compleja, así son casi ciegas para la luz azul, mientras que tienen una percepción máxima para la franja amarillo-naranja del espectro (de 550 a 580 mm). Según los estudios de Benoit, la luz actúa a dos niveles diferentes, primero sobre la retina, por las radiaciones naranja y roja (620 a 750 mm), siendo una función neurovegetativa distinta a la de la visión, y segundo sobre el interior del cerebro, a través del cráneo o por vía transorbitaria, actuando sobre los receptores hipotalámicos, que aunque son sensibles a todas las longitudes de onda, las rojo-naranja (640 mm) son las más eficaces por su mayor poder de penetración. Esta segunda vía es la más importante en todos los tipos de aves, por lo que el ojo no es imprescindible para el reflejo fotosexual, como lo demuestran los estudios realizados con aves ciegas que podían mantener su ciclo sexual normal aún careciendo de la vista.

El reflejo luminoso estimulará los centros hipotalámicos que enviarán señales para la secreción de hormonas en las gónadas de ambos sexos. Esto provoca que las aves en estado salvaje se guíen por el fotoperiodo (periodo de iluminación diaria)  para controlar su ciclo sexual. Al ir aumentando las horas de luz en primavera las aves comenzarán su ciclo reproductivo de forma sincronizada, de la misma forma que a finales del verano este ciclo se verá interrumpido por la disminución de horas de luz. Aves sometidas a fotoperiodos cortos no llegan a entrar en celo, y aves sometidas a fotoperiodos muy largos adelantan la aparición de éste. Sin embargo, fotoperiodos muy largos durante mucho tiempo pueden llegar a insensibilizar al ave al efecto estimulante de la luz. Según los estudios de Bunning y Pittendrigh, existe un ritmo circadiano con la duración de un día sensible al fotoperiodo, y la sensibilidad máxima a la luz se sitúa entre las diez y quince horas posteriores al inicio de la iluminación.

La gestión de los programas de iluminación en nuestros aviarios se convierte en una pieza fundamental para asegurar el éxito reproductivo. Siempre que sea posible utilizaremos luz natural para nuestros proyectos de cría, obteniendo mejores respuestas reproductivas, y solo emplearemos luz artificial cuando las condiciones de las instalaciones nos impidan tener una correcta exposición solar. 

ilumniacion_cenital_aviario

Si vamos a realizar programas artificiales de iluminación debemos tener en cuenta dos parámetros fundamentales para conseguir una respuesta adecuada:

• Duración de las horas de luz. Debemos mantener horarios estables para no alterar el ritmo circadiano de las aves y provocar respuestas negativas en ellas. Cuando queramos aumentar o disminuir la exposición, se hará de forma paulatina ajustándonos lo máximo posible a los ritmos naturales para conseguir el máximo estímulo orgánico. No se debe aumentar más de uno o dos minutos de exposición lumínica diarios, y mantener este aumento estable en el tiempo hasta obtener las horas de luz necesarias.universal3000

A tal efecto, resultan muy efectivos los reguladores electrónicos alba/ocaso, que nos permiten una programación temporal de la duración del fotoperiodo en nuestras instalaciones. Además estos aparatos utilizan un encendido y apagado gradual de los puntos de luz que reproduce los ritmos naturales y evita problemas como que las hembras queden fuera del nido por la noche.

• Tipo de iluminación. En los programas de iluminación artificial de nuestros aviarios no podemos emplear fuentes de luz domésticas, ya que solo conseguirán que nuestros pájaros estén menos tiempo a oscuras sin desencadenar una respuesta orgánica adecuada. Debemos utilizar fuentes de iluminación que reproduzcan el espectro solar y que emitan radicación UV-A y
universal3000 UV-B. Esta radiación será absorbida por el organismo desencadenando una respuesta reproductiva mucho más fuerte, además de permitir una “visión natural” por parte del individuo. Las aves no tienen el mismo espectro visual que nosotros, por lo que una iluminación con radiación ultravioleta permite a las aves aumentar el espectro cromático que perciben y mejorar el contraste de visión. Esto es especialmente importante en algunas especies para poder identificar a su pareja a través de los colores del plumaje. Además, este tipo de iluminación conlleva otros beneficios como mejorar las pautas de alimentación, aumenta la inmunidad, aumenta la síntesis de vitaminas y mejora el bienestar del ejemplar.

A partir de aquí, diseñaremos el programa de iluminación basándonos en las condiciones del aviario y de nuestro proyecto de cría. Valoraremos nuestras necesidades en base a:

Exposición a luz natural. En función de las horas de luz natural que tengamos en el aviario dependeremos en mayor o menor medida de los programas artificiales de iluminación, que utilizaremos para compensar o aumentar dicha exposición.

Especies de aves. Cuanto menos adaptada a la cría en cautividad esté una especie, mayor será su dependencia de la exposición de luz solar. Pero no debemos caer en el error de creer que las especies más adaptadas no necesitan una estimulación lumínica, ya que puede hacer peligrar nuestro proyecto de cría.

• Sistema de cría. El adelanto de la época de cría, o trabajar con especies de climas tropicales, implicará diseños más complejos de los programas de iluminación para simular un fotoperiodo que desencadene una respuesta reproductiva en los ejemplares. 

• En función del tamaño del aviario y la colocación de las jaulas diseñaremos la ubicación de los puntos de luz evitando crear sombras o zonas menos iluminadas. Todas las parejas reproductoras deben recibir la misma intensidad de luz.

Roberto C. Fernández

Etiquetas: iluminación uva uvb

Comentarios

Deje su comentario

Últimas Entradas